9 de noviembre de 1923: PUTSCH DE LA CERVECERÍA

9 de noviembre de 1923: ‘Putsch de la Cervecería’

El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el golpe de estado fallido de Hitler en Munich, también conocido como el ‘Putsch de la Cervecería’ o la ‘Marcha sobre la Feldherrnhalle’ (el monumento conmemorativo a los héroes alemanes). El golpe pretendía seguir la fórmula empleada por Mussolini con su ‘Marcha sobre Roma’, gracias a la cual los fascistas tomaron el poder.

A Hitler las cosas no le salieron tan bien y su ‘marcha’ —que encabezaba el prestigioso general Luddendorf— fue frenada en seco por un pequeño destacamento de policía leal a la República de Weimar. Murieron 14 nacionalsocialistas que desde ese momento pasaron a engrosar el ‘santoral’ y ‘martirologio’ nazi. Hitler, Goering, Feder y otros jerarcas nazis huyeron cobardemente, algunos de ellos al extranjero. Hitler se escondió en la residencia de Hansftaengl y, según recuerda este íntimo suyo en sus memorias, allí intento suicidarse. Lástima que no lo hiciera. Nos habríamos ahorrado 60 millones de muertos.

Hitler fue apresado, juzgado y encerrado junto con otros como Eckart, Frick, Pöhner, Röhm, Streicher o Gregor Strasser. La condena de Hitler fue ridícula y el tiempo que realmente pasó, confortablemente, en la prisión de Landsberg fue una insignificancia (menos de un año) y le sirvió para reforzar su victimismo nacionalista y para escribir Mi Lucha.

66 años después, el 9 de noviembre de 1989, Alemania se reunifica, echando abajo el muro de Berlín, poniendo fin al último totalitarismo que asoló el país teutón.

Hitler con parte de los golpistas