LTI. LA LENGUA DEL TERCER REICH (Victor Klemperer)

LTI. La Lengua del Tercer Reich (apuntes de un filólogo) es una obra maestra de Victor Klemperer para entender como los tiranos manipulan y pervierten el lenguaje. Extraemos algunas citas de este ensayo que nos parece indispensable por haber sido escrito no solamente por un intelectual sino también por un judío que sufrió en sus carnes el horror del nazismo. Su perspicacia al descubrir la velada ponzoña venenosa del lenguaje nazi era producto de su formación filológica, pero también de un hombre digno y culto que se dio cuenta muy pronto de la importancia de las palabras para justificar y encubrir el horror.

Victor Klemperer, (9 de octubre 1881 – 11 de febrero 1960) nació en Landsberg an der Warthe, Imperio Alemán (hoy parte de Polonia) y falleció en Dresde, Alemania del Este. Fue el noveno hijo del rabino Wilhelm Klemperer, primo del famoso director de orquesta Otto Klemperer. Victor Klemperer durante su vida fue hombre de negocios, periodista y finalmente profesor de universidad. Sus diarios, describiendo su vida en la Alemania Nazi y en la RDA (República Democrática Alemana), fueron publicados en 1995.

Entre 1933 y 1945 sufrió la persecución nazi, a pesar de su fuerte identificación con la cultura alemana y es durante esa época cuando se dedica a escribir su diario personal, donde comparten espacio sus anotaciones más íntimas con todo lo que va ocurriendo en el día a día en la Alemania nazi. Este diario fue una válvula de escape a la vida frustrante que se vio obligado a seguir al ser declarado no-alemán. En su Diario también hay muchísimos detalles sobre cómo es pervertida la lengua alemana por parte de los nazis. Estas referencias le sirvieron de base para su libro 'Lingua Tertii Imperii' (LTI) publicado por primera vez el año 1947 en Alemania.

Cuando Adolf Hitler llegó al poder ya era catedrático de filología y director del departamento de Románicas y Literatura en la Universidad Técnica de Dresde y había publicado varios libros sobre la literatura francesa de los siglos XVII y XVIII. Cuando se disponía a escribir un estudio acerca de la Ilustración francesa fue expulsado de la universidad (1935) a causa de la política racial del III Reich impidiéndole el acceso a todas las bibliotecas públicas e incluso la posesión de todo libro que no fuera un libro “para judíos”; una frustración que resultara claramente comprensible para cualquier amante de la lectura y que en “La Lengua del Tercer Reich” se vislumbra con claridad.

Su matrimonio con una mujer no judía, Eva (a quien dedica un precioso prefacio), le permitió ir esquivando las deportaciones, aunque recibía frecuentes visitas por parte de la Gestapo. En 1940 fue realojado, perdiendo su casa y obligado a vivir en lo que era conocido como un gueto, casas para judíos en condiciones miserables (Judenhaus) y forzado a trabajar como obrero en una fábrica. Fue en este periodo cuando los registros diarios de la Gestapo se convirtieron en brutales y recibió golpes, insultos, robos de alimentos y enseres de la casa. A pesar de todo lo anterior, las crónicas que escribía en su diario le permitían conservar un cierto grado de dignidad, adaptándose a las duras condiciones y sobreviviendo a los más adversos días (se levantaba a las tres y media de la madrugada para poder escribir sus anotaciones “filológicas” antes de entrar a trabajar en la fábrica).

El 13 de febrero de 1945 recibió la noticia de su deportación. Sin embargo aquella noche tuvo lugar el primero de los cuatro terribles bombardeos masivos realizado por los aliados sobre la ciudad de Dresde. En la confusión causada por las bombas incendiarias de fósforo ("tormenta de fuego") Klemperer se arrancó la estrella amarilla que debía portar para ser identificado como judío y pudo escapar con su familia hacia el sur, a territorio controlado por las fuerzas americanas. El bombardeo de Dresde le salvó de ser enviado a las cámaras de gas de Auschwitz y de ese fortuito modo sobrevivió a la guerra y al Holocausto

Las siguientes citas están extraídas de LTI. LA LENGUA DEL TERCER REICH (Editorial Minúscula, Barcelona, 2012) y añadimos entre paréntesis la página en dónde pueden hallarse:

1. Lo que se desviaba de la forma permitida no llegaba al dominio publico; libros, periódicos, formularios y escritos oficiales, todo flotaba en la misma salsa parda (nazi), y la absoluta uniformidad del lenguaje escrito explicaba también la homogeneidad del lenguaje hablado (pag. 27)

2. Nunca, nunca en toda mi vida, un libro me hizo retumbar tanto la cabeza como el "Mito del siglo XX" de Rosenberg. No porque supusiera una lectura extremadamente profunda, difícil de comprender o estremecedora para el alma, sino porque Clemens me golpeo durante varios minutos la cabeza con el (Clemens era un torturador de judíos, en la Gestapo)

3. El nazismo se introducía en la carne y en la sangre de las masas a través de palabras aisladas, de expresiones, de formas sintácticas que imponían repitiéndolas millones de veces y que eran adoptadas de forma mecánica e inconsciente (Pag. 31)

4. La República (de Weimar) dio plena libertad a la palabra y a la escritura de una forma que podría calificarse de suicida; los nacionalsocialistas se jactaban abiertamente de aprovechar únicamente los derechos otorgados por la Constitución cuando atacaban sin miramientos las instituciones y las principales ideas del Estado utilizando todos los recursos de la sátira, del sermón y la soflama (pag. 38)

5. El "superhombre" es una creación de Nietzsche y el "subhombre" (...) corre a cuenta del Tercer Reich" (pag. 76)

6. Se ve como el Duce se infla literalmente para pronunciar cada frase (...), se oye la entonación ritual, eclesiástica, de sermón apasionado, en donde siempre suelta frases breves a las que todos reaccionan afectivamente, sin realizar ningún esfuerzo intelectual, aunque no entiendan el sentido o, mejor dicho, precisamente cuando no lo entienden (pag. 80)

7. Fanático (pag. 89 y ss). La perversión del término desde un sentido peyorativo al valor positivo dado por los nazis.

8. Las palabras "Aktion" (la acción) y "Sturm" (la tempestad o el asalto) se trasladaron hacia 1920 del afeminado café a la viril cervecería. "Aktion" formo parte desde el inicio y hasta el final de las palabras foráneas imprescindibles al alemán de la LTI e iba asociada a los recuerdos de los heroicos tiempos iniciales, a la imagen de quien aun blandía la pata de silla (pag. 105)

9. La LTI usa hasta la saciedad aquello que me gustaría llamar entrecomillado irónico (...) Que no se limita a citar neutramente sino que pone en duda la verdad de lo citado (...) Churchill y Roosevelt son siempre "hombres de Estado", Einstein un "científico" y Heine un "poeta" (pag. 112 cuando trata de los signos de puntuación nazis)

10. Los nombres cristianos estaban muy mal vistos; sus portadores podían despertar fácilmente sospechas de pertenecer a la oposición (pag. 117, cuando trata de los "nombres" nazis)

11. En los cursos de física había que omitir el nombre de Einstein; y la unidad de medida de la frecuencia, el Hercio (Hertz), no podía ser designada con ese nombre judío (pag. 119)

12. La voluntad de acoplarse a la tradición se manifiesta cuando se teutonizan los nombres de las calles. Los concejales y alcaldes mas antiguos y desconocidos fueron desenterrados e identificados con suma pedantería en los letreros de las calles (pag. 124)

13. La lengua del III Reich era un lenguaje carcelario (de los carceleros) y del lenguaje de las cárceles forman parte necesariamente las alusiones veladas, las ambigüedades, las falsificaciones, etc (pag. 126)

14. Ningún estilo anterior de la lengua utilizo la abreviatura tan exageradamente como el alemán hitleriano. La abreviación moderna siempre interviene allí donde se tecnifica y se organiza. Y, conforme a su pretensión de totalidad, el nazismo lo tecnifica y lo organizado todo (...) Pero como, partiendo de esa pretensión totalitaria, también trata de apoderarse de toda la vida interior, como quiere ser religión y planta la cruz gamada por doquier, cada una de sus abreviaciones esta emparentada con (...) una "comunidad conjurara" (pag. 140-41)

15. Quien piensa no quiere ser persuadido, sino convencido y quien piensa sistemáticamente es doblemente difícil de convencer. Por eso al nazi la palabra "filosofía" le gusta casi menos que la palabra "sistema". La palabra "filosofía" es sustituida a menudo por la palabra "cosmovisión" (pag. 150-51)

16. (La asociación protectora de animales) ya no admitía a criaturas que vivían con judíos y que por tanto habían "olvidado la pureza de su especie". Mas tarde nos quitaron a nuestros animales domésticos -perros, gatos y hasta canarios- y los mataron: no en casos aislados, sino de manera oficial y sistemática (pag. 154)

17. El nacionalsocialismo combate al cristianismo y en particular a la iglesia católica (...) Desde el comienzo (...) Las primeras navidades que se celebraron después de la usurpación de Austria quedan totalmente "descristianizadas" por la prensa. En todo momento se celebra la fiesta del "Alma Alemana", la "resurrección del Imperio del Imperio de la Gran Alemania" y por tanto el renacer de la luz (...) mientras que el judío Jesucristo queda del todo apartado (pag. 166-67)

18. La palabra ETERNO desempeña un papel especial e importantísimo. "Eterno" podría considerarse como el último eslabón de la larga cadena de superlativos numéricos nazis, pero este ultimo escalón permite acceder al cielo. "Eterno" solo es atributo de lo divino; al calificar algo de "eterno", lo alzo a un plano religioso (pag. 167)

19. Si fuera posible fijar un único tono para toda la prensa, para todas las publicaciones y enseñanzas, y si en todas partes se enseñase entonces que no había habido guerra mundial de 1914 a 1918, al cabo de tres anos todo el mundo creería que, en efecto, no había existido tal guerra (pag. 170)

20. La mecanización inequívoca de la persona queda reservada a la LTI. Su creación mas característica y quizás la mas temprana se llama GLEICHSCHALTEN (sincronizar, coordinar, uniformizar, homogeneizar). Se percibe el pulsador que hace que las personas adopten una postura y un movimiento automáticos y uniformes; maestros de diferentes centros, grupos de diversos funcionarios en la administración de justicia o tributaria, miembros de los Cascos de Acero o de las SA, etcétera, son "coordinados" casi ad infinitum (pags. 225-226)

21. Klemperer, que sufrió la tiranía nazi, no duda sin embargo en defender el régimen soviético en el que le tocó vivir al acabar la guerra… Escribe en las pags.229 y 230 lo siguiente: "Coordinar" e "ingeniero del alma”... Expresiones técnicas en ambos casos, pero la expresión alemana remite a la esclavitud y la rusa a la rusa a la libertad"

22. El concepto de Europa es un préstamo tomado de Paul Valery (...) En discurso pronunciado en Zurich en 1922 expreso con absoluta nitidez que el espacio europeo es una abstracción. A su entender Europa se halla allí donde ha penetrado el trinomio formado por Jerusalén, Atenas y Roma o, según sus propias palabras por la Helade, la Roma antigua y la Roma cristiana, pero Jerusalén esta contenida en la Roma cristiana (pag.232-233)

23. ¿Cual fue el día mas duro para los judíos en los doce años de infierno? (...) El 19 de septiembre de 1941. A partir de ese momento era preceptivo el uso de la estrella judía, la estrella de David de seis puntas, el trapo de color amarillo que hasta hoy significa peste y cuarentena y que fue en la Edad Media el color distintivo de los judíos, el color de la envidia y de la bilis que pasa a la sangre, el color del mal que era preciso evitar (...)" (Pag.241)

24. La ley suprema (nazi) reza siempre así: que tus oyentes no se planteen un pensamiento critico, trátalo todo de una manera simplista! Si hablaras de varios adversarios alguien podría pensar que tú, el aislado, tal vez no tenias razón... Así pues, redúcelos a un común denominador, ponlos todos juntos en un paréntesis, establece un rasgo común entre ellos. Todo esto procura de una manera ilustrativa y popular el judío (Pag. 254).

25. Las relaciones eróticas entre judíos y arios se llamaban "deshonra racial" (pag. 258)

26. La calificación de "caracterialmente positivo", es decir, de nazi sin tacha, era la unica que abría las puertas a todas las carreras (pag. 280)

27. No creo en absoluto que Hitler haya leído nada seriamente. Solo pillaba aquí y allá algunos fragmentos de cultura general, repetía confusamente y exageraba aquello que le servia para su sistema demencial, pero en ello reside su criminalidad o el genio o el demonismo de su locura (...) Que arrastre a la gente primaria y transforme en animales de rebaño a quienes tienen o tenían cierta capacidad mental (pag. 294)

28. La utilización de los números por la LTI (...) Siempre busca el engaño y la intoxicación (pag. 313).

29. "Total" es palabra clave del nazismo, es el valor numérico máximo (pag. 316).

30. Una de las pretensiones fundamentales del nazismo es ser una fe, la religión germánica en lugar del cristianismo semítico y antiheroico. Con frecuencia se utiliza el adjetivo "eterno", la supresión religiosa de los limites a la duración (pag. 316).

31. (...) Las palabras "derrota" y "retirada" y no digamos "huida" jamás se pronunciaron. En vez de "derrota" se decía "revés" que suena menos definitivo, en vez de "huir" lo que se hacia era "replegarse" ante el enemigo; este jamás conseguía una penetración sino simples "irrupciones" que acababan "contenidas" o "bloqueadas" precisamente porque poseíamos un "frente elástico" (pag. 329-330).

32. Lo mas característico de la retórica nazi no es llevar una contabilidad separada para cultos e incultos, ni tampoco el de impresionar a la multitud con unas cuantas migajas eruditas. Su verdadero logro, en el que Goebbels es un maestro insuperable, consiste en mezclar sin escrúpulos los elementos estilísticos mas heterogéneos (...) Se trata de saltos bruscos entre lo erudito y lo "proleta", entre el tono sobrio y el de predicador, entre lo frío y racional y el sentimentalismo de la lagrima viril, entre la vulgaridad berlinesa o la simplicidad al estilo de Fontane y el patetismo del profeta y soldado de Dios (pag. 360-370).

33. ¿Como fue posible que la gente culta cometiera tal traición a la cultura, a la civilización, a la humanidad? (Pag. 385).

34. "¡Que aspecto tendrá hoy el mundo en una cabeza en la que se metió todo eso en colores, durante una infancia que no podía ofrecer resistencia!" (pag. 393). Una de las frases más emotivas de esta obra de Klemperer, pues se refiere a la alineación de los niños por la educación nazi.

35. Quien se tomaba la fe católica en serio, estaba ahora junto a los judíos, adoptando la misma actitud de odio mortal a Hitler (pag. 394).

36. ¿Por que estuvo usted en la cárcel? - pregunte. Pues por ciertas palabras... (...) Así se creo este libro, no tanto por vanidad, espero, sino mas bien por ciertas palabras (pag. 410).