NO PODEMOS PERMANECER CALLADOS

Ante el ataque a la Constitución española y las instituciones democráticas —incluidas las específicas del gobierno catalán— no podemos permanecer callados.

Nuestra asociación nació con el objetivo de estudiar los totalitarismos y autoritarismos sin que su fondo ideológico fuese una excusa para justificarlos. CITMA nació para conocer los métodos de quienes quieren destruir las libertades públicas, incluso aunque para ello apelen a los más altos ideales y hasta incluso a la democracia a la que habitualmente adjetivan anticipando su metamorfosis en tiranía. Somos un proyecto de la sociedad civil que estudia, identifica y distingue las numerosas cabezas de la hidra liberticida, sea esta la del fascismo, nazismo, comunismo, yihadismo o nacionalismo. Son muchas pero todas tienen algo en común: odian las libertades y buscan acabar con ellas, aunque sea susurrando canciones de paraísos promisorios.

Lo que hoy, 27 de octubre de 2017, se ha consumado en Cataluña es un golpe de estado a nuestra democracia y una violación de los derechos de ciudadanía de todos los españoles. Y por eso desde CITMA —a pesar de nuestra neutralidad política— hoy no podemos permanecer callados y hacemos pública nuestra repulsa y nuestra beligerante oposición cívica a la declaración unilateral de independencia; una despótica medida que ha sido adoptada por un grupo de personas que desde hace mucho tiempo vulneran las reglas del juego democrático y, en consecuencia, no representan ni a las instituciones catalanas, ni al resto de instituciones españolas.

España es desde hace décadas una democracia consolidada y madura, un país que tras más de cuarenta años de democracia ha sabido forjar ciudadanos libres e iguales, ciudadanos leales con la Unión Europea y ciudadanos solidarios con el resto del mundo y muy especialmente con la comunidad iberoamericana de naciones. Supimos sobreponernos y vencer al terrorismo de ETA —otra de las cabezas de la hidra— y desde 1978 hemos vivido el periodo de paz más largo de nuestra historia y también el de mayor desarrollo social y económico. Nunca antes habíamos logrado tanto y todo eso lo hemos construido juntos a pesar de las diferencias, de las crisis y también de los errores.

No es ya concebible un regreso al pasado, por eso hoy solo cabe unidad de todos los demócratas frente a quienes desean retroceder varios siglos, reclamando privilegios de ‘sangre y tierra’ cuya antorcha solo ha sido sostenida por quienes reiteradamente han incendiado Europa con el combustible del nacionalismo. Por eso hoy no podemos permanecer callados frente a quienes han intentado arrebatar a la ciudadanía los derechos y libertades que tanto nos costó conseguir a los españoles. No podemos permanecer callados frente a quienes alzan de nuevo las antorchas.

Por eso hoy confiamos en que las instituciones del Estado sabrán restaurar las leyes democráticas mediante los mecanismos previstos por nuestra Carta Magna de 1978. La sociedad abierta tiene que defenderse de sus enemigos y esa defensa debe hacerse desde todas las instituciones de la sociedad civil. Por eso en CITMA hoy no podemos permanecer callados.

Fernando Navarro, Presidente

Esther Cuerda, Vicepresidenta

Gabriel Alonso, Vicepresidente

Gonzalo Sichar, Secretario General

Gorka Maneiro, Vocal Nacionalismos

Henar Corbí, Vocal Crímenes contra la Humanidad y Shoah